miércoles, 18 de marzo de 2009

S e n s a c i o n e s. . . y le beso los pies.

Sin duda no es sólo sexo lo que me atrae de él, pero como este blog habla de eso últimamente, aprovecharé para tratar de describir las emociones que me provoca. Siempre que llega a casa, me abraza y besa efusivamente, mira que debo gustarle, pues cruza la ciudad entera para vernos. Hablamos mucho, mucho, de cosas profundas, de tonterías, nos reímos,,, y cogemos como si fuera la ultima vez. Cada vez que hemos estado juntos, es mas completo y profundo el encuentro... yo le he dicho por segunda vez que pare... tiene una fuerza que siempre me hace pensar ¿como es que puede cogerme asi?, con esa energía, ... inutilizandome, con sus manos y piernas, abarcándome teniéndome asido literalmente.... aprisionando con su cabeza en mi cuello, mordiendo la yugular, si tuviera colmillos, seguro me habría dejado seco ya. Y yo, por mas que lo empujo, por más que pongo resistencia de forma intuitiva siempre termino por agradecerle todo esto, que no me haga acaso y que finalmente haga lo que le da la gana hacer.

Hay un sentimiento que no logro tener codificado y no sé si me preocupa tenerlo, pero me seduce muchísimo que el poco a poco va tomando el papel de macho dominante en la cama... ahí, entre sus piernas me calienta y agarra en el momento que a él se le antoja aunque yo este dormido. Esto, es algo que disfruto muchísimo, pues entendió perfectamente que es ahí donde quiero sentirme asi... en mi vida secular es diferente... porque el sexo es casi religioso, en la vida somos iguales, somos varones compartiendo la mesa y el pan riendo de todo y aprendiendo a estar juntos.

Ayer mientras lo tenia dentro de mi, le dije que lo quería... y es que tiene esa personalidad, me dió confianza pronto, me provocó ternura y afecto muy pronto o será como dicen en una película que vi hace unos días... cuando te topas con el correcto nada es demasiado pronto. No lo sé, pero es un hecho que habérselo dicho hizo que el me dijera lo mismo, que me quería y es entonces cuando el acto de coger se transforma en algo mas grande y si, es coger, sucio, morboso y sin freno... pero con el afecto que te provoca mirarlo de frente mientras lo tengo dentro de mi. ¡ay la pasión!, como me gusta perderme en sus ojos y mirar su sonrisa cuando lo tengo dentro de mi.

Cuando nos bañamos juntos es una imagen que me perturba, verlo de pie con su cigarro en la mano, desnudo tan alto como es, con su verga de gancho cayendo mirándome, atento a lo que hago... esa visión es un regalo.

Ya comencé dos piezas grandes con él, un óleo en un formato cuadrado de 100 x 100 y un dibujo horizontal con grafito, que me encanta. Ya lo tengo en mi libreta de apuntes, en mi caballete,... ya lo tengo cada vez mas cerca.

Siempre dije que cuando te encuentras con alguien que te gusta sexualmente y te da tanto placer es para darle las gracias y besarle los pies... siempre lo dije, pero jamas lo hice... hasta que lo conocí a él, que literalmente le digo Gracias e inmediatamente le beso los pies.

1 comentario:

Areko dijo...

Dentro de los excitantemente erótico que esta narración hay un buen de ternura, es bello lo que has escrito Maestro, adoro tus entradas.