domingo, 15 de marzo de 2009

Capitulo II

Meternos a la cama, fue un encuentro de necesidad compartida, al menos de mi parte, recuerdo que me metí al baño a lavarme los dientes, al salir estaba ya desnudo boca arriba sobre la cama con el edredón de lado, esperándome, sonriente, era una imagen llena de erotismo y ternura y sentí calor en mi cuello, era tan hermoso verlo ahí... en mi cama. Y entrar ahí, con el en sus brazos fue fascinante, su energía siempre estuvo arriba. Lamiendo mi cuello, mordiendo, soltando su aliento. besándome todo el tiempo... acariciaba mi cuerpo, y jalaba con fuerza hacia si, su verga siempre entre los dos, dura, como un gancho, fuerte y palpitando... Sabia que hacia, y era obvio, había leído este diario, sabia que es lo que mas me gustaba... y lo hacia bien. Fue tanto el cachondeo que comencé a sentir como mi cuerpo comenzaba a pedirlo dentro, -cógeme- le decía, le pedía y casi suplicaba... Él sonreía sin hacerme caso... buscando mi cuello, ahogando mi voz, inutilizando mi cuerpo con sus manos y piernas... hasta que sin mas preámbulo que ponerse el condón... entro sin miramiento, importándole muy poco que me doliera, porque sabia que lo estaba disfrutando: Sentía su cuerpo encima de mi, dentro de mi, abarcándome, abrazándome... y ¡wow! toque el cielo... sé que suena un poco trillado, pero de verdad así fue,... me sentía en un capullo, seguro, y ardiente... mi respiración se torno cada vez mas fuerte y comencé a gritar e insultarlo, -eres un cabrón- le decía... -cabrón hijo de tu madre, cabrón suéltame- pero nunca me hizo caso, ni cuando lo golpeaba en los brazos y quitaba su cabeza de mi cuello... No sé cuanto tiempo estuvimos asi, lo que si sé, es que al menos me vine tres veces con él dentro de mi y él, no se cansaba.

En algún momento nos detuvimos, mas por descansar que porque hayamos terminado... y nos quedamos dormidos, eran ya mas de las tres de la mañana... Mas tarde lo que recuerdo es muy poco, es mas bien la memoria corporal la que me dice que paso, cuando el me lo contó. Recuerdo que le hice un té, y recuerdo que me penetro de nuevo, con fuerza poniéndome de cuatro patas, hasta que se canso, y esa vez... la recuerdo sólo si el me lo cuenta... si me lo dice... siento en mi cuerpo su presencia. Por la mañana, ya despiertos me tiro al colchón, de nuevo... y siguió tomándome como a el le plació... de vez en vez, lamia sus tetillas, y mamaba su verga, esa verga que tanto placer me daba y que me gustaba tanto, - es adictiva- pensaba y le decía. Y paso lo que creí que no pasaría, después de sentirlo dentro pleno y con fuerza, después de tanto empujar hasta sentir el segundo esfinter, (es la segunda vez en mi vida que alguien me hace eso) le pedí que paráramos... era demasiado para mi en ese momento, era mucho placer, muchísimo, mas del que esperaba, pero sentía que ya no podía mas... El con esa sonrisa que me marea, asintió, me beso, y descansamos. El último encuentro fue como en las películas porno o al menos asi me sentí, fue ya muy cerca de la media tarde cuando jugando le pedí queme tomara algunas fotos, para un perfil (cosas que después de esto, no se si lo haga) Las fotos eran con un Jock y unas chaps. Y se calentó, de tal forma que comenzó a besarme la nuca y sin preguntar... me empujo contra el closet, se puso un condón y me penetro sin esperar demasiado a que me relajara... lo hizo con tal fuerza que no atinaba que hacer, si detenerme para no golpearme contra las puertas del closet o sencillamente recibirlo con voluntad, pero mi espíritu de puto que me encanta, entre tanto y tanto me obligaba a parar mas el culo y facilitarle las cosas, Me tomaba del arnés del pantalón como si fuera un costal y arremetía con tal fuerza que el sudor resbalaba entre nosotros y el pantalón de piel, provocando un rechinar que me calentaba más. Esa fue una fantasía de fetiche que el me cumplió sin pedírselo. él es muy intuitivo... y eso me perturba es adorable y me encanta... y puedo decir sabiendo que el leerá esto, que quiero tenerlo cerca, muchas veces, no solo por el sexo que de verdad alcanzo las estrellas, sino por todo lo que hablamos, por lo que nos reímos, por lo que veo en sus ojos , por la paz que me provoca, por que me hace sentir especial. Espero conocerlo, espero tenerlo cerca, quiero pintarlo, dibujarlo espero que haya encontrado al que provoque imágenes que codifiquen mis sentidos, espero compartir. Espero...

Acá estoy.

1 comentario:

Areko dijo...

Estos dos capítulos me han resultado de lo mas hermoso, gracias por compartir este capítulo de tu vida
Besos