lunes, 26 de mayo de 2014

Soñé, que tenía una verga en la mano, cuando desperté, estabas ahi.

 
 Fui testigo del crecimiento casi instantáneo de un bello joven, entre la penumbra de la media noche, el efecto de mis pastillas y la marihuana... mis ojos miraban atentos a los suyos... tan negros, tan profundos, tan llenos de emoción.  -Quiero cogerte- me dijo... yo sólo me recosté boca arriba, alcé mis piernas en sus hombros y lo mire... Poco a poco el entró dentro de mi, y mientras eso sucedía... su semblante cambiaba, no era el mismo, no era el joven amable y tranquilo que siempre había sido... creció frente a mi, su cuerpo se hizo ancho, grande, y sus brazos me tomaban de una manera que me perturbaba... Sus ojos brillaban con la luz del deseo, con la conciencia de saberse amo y señor de la situación, salió el animal de su signo... bramaba y usaba frases de asombro que el mismo sentía... Una mano tomaba mi cadera, la otra me jalaba del cuello hacia si, con sus cuerpo sentado sobre sus piernas,  y con una fuerza que dejaba de lado su acostumbrada amabilidad, me jalaba dejando entrar de golpe su verga, una y otra vez dentro de mi.... Mis sensaciones explotaron, mi manos lo golpeaban como reacción a sus embestidas... -¡cabrón!- le decía yo...  emocionado reconocía al macho que me estaba poseyendo en ese momento... la verdad es que no tenía idea de que pudiera él tomarme así. Me asustó, me asombró y provoco esa sensación que a veces siento con un hombre... Me sentí envuelto, dentro de sus brazos y su cuerpo, dentro del capullo infantil que siempre he echado de menos... Me sentí, deseado, gustado y hasta querido... El sexo es maravilloso, y siempre me he permitido sentir y explotar las sensaciones que alguien me puede provocar, pero lo que sentí ésta vez, hacía mucho tiempo no tenía... -¡acbrón, te quiero!"- le dije yo... -te quiero- repetía una y otra vez... y fue ahí cuando me dí cuenta del placer inmenso e inconmensurable que puedo tener queriendo a con quien en ese momento , estoy cogiendo... El sexo es puro instinto animal, puro instinto hedonista, es una búsqueda de alcanzar el éxtasis a través de la piel, pero coger, como animales sin razonar,  buscando fusionarse en un abrazo, sintiendo la calidez del pecho del otro, el latido del corazón, sintiendo que por un instante estoy  amalgamado a él... queriendo e incluso amando al otro eso... eso es comunión espiritual y me da un sentido de pertenencia que me hace sentirme un ser privilegiado y  agradezco muchísimo, la oportunidad de sentir, incluso a mi edad. En un grito ahogado se vino dentro de mi... me jaló del cuello hasta meterme en la concavidad que su cuerpo hacía al abrazarme. Su verga se hinchaba haciendome sentir cada una de las veces que lanzaba su semen dentro... Poco a poco se fue relajando y yo con él... Seguía siendo enorme, mucho más que cuando comenzamos... ahora era un joven hermoso, de largos y fuertes brazos, pedía jurar que había crecido 20 cm más de alto y todo lo demás en proporción a eso. Literalmente, lo amé... 



Nos abrazamos sorprendidos de lo que habíamos sentido, nos abrasábamos besándonos una y otra vez,,, lo abracé queriendome meter en él... buscando la seguridad que necesito, lo abracé, pidiéndole con el cuerpo su protección, porque después de tantas sensanciones, soy tan vulnerable que siento que puedo caer.... y morir en ese instante.

Todo lo demás es tan confuso, tan altamente confuso que sólo recuerdo las cosas a través de mi piel. Nos abrazamos buscando perpetuar las sensaciones... y me quedé dormido envuelto en él.  Todo el tiempo que dormí, lo hice sintiendo la cálida piel de su cuerpo, la desnudes la virilidad de su erección rosándome, palpitando, haciendome sentir que ahí estaba para mí, para cuidarme y protegerme para darme la seguridad que siempre he buscado, para "arreglarme" lo que fuera necesario... Todo el tiempo soñé que ahí estaba él, y que yo lo sujetaba de su verga, jalándolo hacía mi, para no caerme... 

Adoro a éste hombre, lo adoro y lo quiero muchísimo... sigo creyendo y ahora más convencido que en otro tiempo nos conocimos... seguí durmiendo y  soñé que tenía una verga en la mano... y cuando desperté, hermoso, ahí estabas, de nuevo para mi.

2 comentarios:

Dan Campos dijo...

Fue un hermoso sueño, y más hermoso aún fue compartirlo.

Te adoro papi ;)

Diego Hassky dijo...

:) !!!También te adorooooo!!!

¡¡¡Jueves, jueves, jueves, jueves!!!