miércoles, 29 de octubre de 2008

Destiempo y solo sexo.

Los destiempos, las incongruencias, el desdén, el miedo y la obstinación, siempre hacen que uno se sienta atado, no yo por ahora, sino el que tengo enfrente... Me dice que, esta enganchado con el "ex" que no sabe que hacer, que no quiere mentir. Que se siente apenado conmigo, (aquí es donde mi frase celebre aplica) No te pedí nada -dije- y no me prometiste nada. Sin embargo, los besos, las caricias, las miradas y el sentido de posesión sexual que hemos tenido, se, que nos abrieron puertas y que nos gustó. Yo tengo ganas de verte, a pesar de todo. Acá estoy -Dije-Parece que octubre sera recordado como el mes de todos los encuentros. Me reencontré con Christo, Santiago, Carlos y ahora aparece Héctor. Todos ellos son hombres que he conocido en la Internet y con quien he mantenido una comunicación por mucho tiempo. Héctor, siempre parecía distante en la red.. cuando sentí que era yo quien lo buscaba, deje de hacerlo y entonces... el comenzó a buscarme. Una vez, accedió a verme, pero, dicho en sus palabras, le di mal la dirección y no llego, en realidad no puso atención y estuvo tan cerca como a dos calles sobre la misma calle de mi casa. Pero este lunes, me abordo en la red, y fue mas que lisonjero, se mostró muy interesado en mi trabajo, en este blog y en el otro, me dijo que mi sonrisa ele provocaba una erección, que si veía mis cuadros tendría que estar al lado para sonreír... y todo eso era en el chat. le hablé de mi próxima exposición y pidió que lo invitara, al menos asi te conoceré -le dije- Que conformista, -respondió- No, para nada, pero ya te invite una vez y no llegaste. Tu sabes que siempre me has gustado. ... Llego alas 9;30 ¿te va? -me pregunto-

Cuando lo tenia en casa, le ofrecí una cerveza... no parecía tan rudo como en el chat, es un hombre alto, de cuerpo grueso, con una ligera pancita, blanco de barba cerrada, cabello castaño, alto de ojos chiquitos, oblicuos, como los ojos de la gente de Jalisco, sumamente educado y atento. Se mostró siempre muy interesado en mis cuadros, y de vez en vez, me tocaba la espalda y me jalaba hacia si, para besarme. No eran besos románticos, eran besos marcando territorio, jugaba con la idea del beso, y de pronto cuando parecía que me lo daba, sacaba su lengua para meterla en mi boca y ahogarme con ella. Me jalaba hacia si... y perversamente desviaba la mirada hacia alguna de las piezas de mi estudio preguntándome algo del color o del sentido de ella. Fumó la pipa y comenzamos sentir la marihuana en nuestros cuerpos. De verdad lo note interesado en las piezas, para cada una tenia una pregunta y una opinión, husmeo hasta en mis apuntes. Y en un momento, lo jale hacia mi y le pregunte si traía su cock ring, que fue lo primero que vi de el en las fotos de la red. Si, lo quieres ver -dijo mientras se habría los pantalones- no resistí y me hinque para chupar ávido su verga entre los aros de metal cromado que tenia. Él soltó un gemido por el gusto... tomo mi cabeza y empujo hasta atragantarme. ¡¡wow!! despúes de tanto tiempo de ver las fotos, al fin la tenia ahí, frente a mi, dentro de mi boca... era súper excitante.

Ya en la cama, desnudos, de lo único que nos ocupamos fue de darnos placer mutuamente, el como buen macho dominante, siempre estuvo dirigiendo el modo, la intensidad y la forma en tenerme. A veces olvidaba su papel de fuerte y se mostraba tierno en sus caricias y en los besos. Héctor es muy fuerte... y su cuerpo ejercía una presión que inmovilizaba mi cuerpo, esto lo mantenía sobre mi, gustoso de saber que en verdad no tenia forma de soltarme,. Mordía con fuerza las tetillas, las ingles, el estomago hasta el punto de producirme dolor que no sé como explicarlo, pero me gustaba. Las embestidas dentro de mi eran como si me odiara... inutilizandome, sumiso, boca abajo con su mano en mi brazo pegado de tras mio, su otra manos jalando mi quijada, sintiéndolo dentro hasta provocarme eyacular y casi al mismo tiempo sentir su venida.

La verdad fue riquísimo este encuentro... el lenguaje fue soez, la fuerza fue intensa,. Hice lo que pocas veces puedo hacer: morder la verga, desde la base y el cuerpo, las bolas, jalearlas como si fueran ajenas a el mismo. ¿Te duele? -le pregunte-. Si, pero no importa -me dijo-
A las 2 de la mañana decidió que ya era muy tarde para estar desnudos y retozando en la cama, había muchas evidencias del placer producido en el piso,... Tenia moretones y ardores en todo el cuerpo. y una sensación de temblor en mis piernas que hasta risa nos daba. Ya me voy, y si quieres que pose para ti, otro dia me llamas y me dices que quieres que venga a cogerte y me tomas fotos -me dijo mientras me besaba-. Lo haré, le dije sonriendo

Este octubre es muy frio...

martes, 21 de octubre de 2008

Tarde de cine en casa... en cama.


Ver una película abrazados, pareciera que es tan sólo una idea romántica tele novelera… ¿y que es el sexo? Es la coraza de las emociones y necesidades de la piel que me abarca por completo. ¿Se pueden combinar?


Esta tarde esperaba paciente a que llegara Carlos, y mientras hacia un apunte del rostro del modelo de ayer, de pronto al enjuagar el pincel, sentí que debí asomarme por la ventana, ahí estaba el; Carlos, mirando hacia arriba, esperando que me asomara. Cuando entro a la casa nos besamos encantados de vernos de nuevo… Había sacado un paquete de discos de películas para que el escogiera cual quería ver, por supuesto había varias que ya conocía, y otras las menos que no había visto. “The Queen”, escogió, así que nos subimos a la cama. Con cerveza en mano, una taza de café para mi y el edredón. Colocamos las almohadas y nos abrazamos mientras le dimos click al control. La película comenzó y nosotros atentos a ella. Entre rato y rato, aprovechábamos como novios a besarnos y acariciarnos, y a reír de lo bien que nos sentíamos. Nos esforzamos por poner atención a la película, en verdad queríamos verla y cuando se subía la temperatura uno de los dos se separaba diciendo –ya, ya, sino no acabamos de verla- nos reíamos a carcajada abierta.


Lo demás es el resultado de la increíble química que hay entre los dos, del conocimiento previo que tenemos el uno del otro de la zonas erógenas de cada uno. Carlos provoca lo que muy pocos logran, ponerme duro tan solo con mirarlo y sentirlo cerca hace que hasta me duela de la presión que ejerce el slip sobre mi verga. Cuando me mira con el libido arriba, sus ojos agudos y oblicuos brillan y saliva de tal forma que sus besos húmedos y aliento, me marea. Es un macho dominante que me abarca y consume hasta saciar nuestro ánimo por sentir al otro. El sexo es intenso, y mas intenso es lo inexplicablemente orgánico que resulta el encuentro con el.


Jadeantes y exhaustos llenos de sudor terminamos unos obre el otro, mientras el con sus manos sin poder detenerlas, acaricia mi espalda mientras me besa. –¿Quieres cenar?... hay pollo y papas?- le pregunté. Nos levantamos sonrientes y sino fuera por el frío de este otoño, habríamos ido a sentarnos así tal cual estábamos, pero nos vestimos y aseamos. Sirvió cerveza para el y un vaso de coca light para mi. -me gustas mucho- me dijo. Yo solo sonrío y digo –gracias, tú también-

martes, 14 de octubre de 2008

Me costó una fortuna.

Cuando me separé de mi ultima relación, me metí a la Internet para conocer personas y vaya que conocí gente. Sin embargo hubo a quienes jamás llegue a conocer, y tan solo se convirtieron en amigos de la red, con los que eventualmente charlaba.. y así tengo varios, uno en argentina con quien en la red y a pesar de la distancia de verdad, he logrado una comunicación como muy pocas, se hace llamar Sogo y es de una lucidez que me impresiona. Y así otros, pero ha habido uno especial que siempre que veía sus fotos me inquietaba, y siempre quise verlo, pero por alguna razón, siempre nos quedábamos en eso, en : “si claro, nos hablamos”, ya sabes, así somos los mexicanos que no concretamos . lo deje de ver en la red y después de un tiempo lo encontré en otra pagina de contactos, donde a partir de entonces no dejamos de comunicarnos. El me saluda, yo lo saludos, y charlamos largo y tendido sobre asuntos banales, profundos y simplezas de la vida que nos conforman. Finalmente y después de mas de 6 intentos por conocernos, llego este sábado pasado y se apareció en casa, confieso que pensé, que como siempre, no llegaría . Pero cuando abrí la puerta de la calle, ahí estaba. Sonriente con esa sonrisa que en sus fotos siempre me cautivaba, pasa le dije, y entró. La conversación verso sobre la falta de trabajo, las oportunidades de empleo, lo difícil que es colocarse, había miradas esquivas y risas cortadas, lo tenia frente a mi, sin computadora de por medio… ahí sentado en mi estudio mirándome y sintiéndome perturbado por el no saber que pasaría. Los dos éramos tímidos y cautelosos. Eres mas blanco de lo que creí –le dije- en las fotos parece que eres moreno, pero eres blanco como la leche, -sonrió- es curioso como las fotografías siempre nos dan una idea a veces equivocada de las personas, pero en este caso, la realidad superaba la ficción de una imagen bidimensional. Era mucho mas atractivo , con sus lentes, vestido y mas blanco que en las fotos.


Y como siempre, la pregunta de ¿como acercarme a el?, ¿cómo lo beso? … te puedo besar finalmente le dije- claro y me jalo hacia si, y wow alfil besaba esa boca grande, dibujada y carnosa que tantas veces vi en la red.. Por fin sentía su aliento cerca de mí y sus manos comenzaron a tocarme mucho mas, presionado su rostro contra el mío. Vente súbete a mi cama –nos reíamos mucho, y nos besábamos mas- . cada vez te pareces mas a las fotos –le decía mientras le quitaba los lentes y la ropa- cuando hubo de estar completamente desnudo le dije, ahora si, ahora si te pareces a las fotos, y nos echamos a reír… la intensidad de las caricias era mucha, y siempre luchando por dominar la situación, me gustas mucho –me dijo- y me sorprendí, no pensé que fuera así. Este fue un encuentro lleno de ternura y sexo alocado, fue una revelación que alguien que es tan sexual en un perfil de la Internet, tuviera tantas dosis de ternura y necesitara besar tanto y por tanto tiempo, detallando cada poro de mi rostro y cada parte del resto de mi cuerpo. Se esmero en cubrirme de besos por todo el cuello y la espalda, por lamer cada parte de mi entrepierna, por engullir hasta el fondo provocando arcadas de placer. De pronto paraba pues necesitaba descansar y tomarse muchos respiros entre cada sesión de besos y lamidas corporales. Después de un rato y de una conversación llena de apapachos besos, arremetía con los besos mas profundos como si con su lengua pudiera poseerme por la boca. Descubrió mi tatuaje en la espalda y lo mordió y lamió hasta que se canso, bajando hasta mis nalgas par separarlas y no poderse detener y meter su cara entre ellas, lamiendo mi ano, con furia, golpeando mis nalgas, produciendo un ruido seco y sordo en la habitación. Cuanto placer, y todo era para mi. Descubrí que el sexo rudo le encantaba, mordía mis tetillas hasta producirme dolor, dolor que correspondía con golpes en sus brazos y espalda para que me soltara, en vano, pues lo calentaba más. Cuando lo tenía frente a mí con las piernas abiertas, y su verga dándome a la cara, lo mordía de tal forma que otros ya me habrían quitado, pero el brincaba de gusto y de placer, entre mas le mordiera los güevos, mas placer sentía, así que mordí el cuerpo del pene que por cierto era esplendido, duro, grueso, recto, y grande como siempre he preferido. Y también, visto así, era mas parecido a las fotografías. Supongo que eso es lo que se llama que hay “química” había un gusto enorme por los aspectos físicos de cada uno con referencia al otro, y había habido una comunicación sexual, mas allá de un entendimiento ocasional. Era un, “nos la debíamos” después de tantos años d hablar y de saber uno del otro. El final, después de varios descansos y respiros, fue delicioso… habíamos acordado terminar así, uno junto del otro, lamiéndonos el cuello o lo que pudiéramos mientras nos masturbamos, pero no fue así. En un momento el se puso un condón y la excitación estaba en su punto mas álgido, así que entro en mi y en ese instante en que sentía como se deslizaba dentro, ahí, sin darme cuenta eyacule entre las piernas, recibiendo sus envestidas que lo llevarían a una venida dura y escandalosa. El vecindario entero se habrá enterado, seguro.

En el inter de los descanso y de entre tanto beso y abrazo la luz se fue varias veces, y prendimos unas velas para no estar completamente a oscuras, habíamos fumado marihuana que me la pasaba en la boca y entre tanto beso, me preguntaba que le dijera la verdad, que seguro había mandando a quitar la luz, me reía como tonto ante eso… me reía porque no me la creía, lo tenia desnudo en mi cama, en una tarde-noche de fin de semana, sin poderse despegar de mi, constantemente me acariciaba la boca, me besaba, me acariciaba la nuca, me besaba, me tocaba las manos, me besaba y me susurraba al oído, cuanto le gustaba. Increíble, que le podía contestar frente a la pregunta. Sólo le respondí como en una película que vi, así de cursi así de simple, dime la verdad, ¿mandaste a quitar la luz? -Preguntó- me costo una fortuna, -respondí-

domingo, 12 de octubre de 2008

Hace un año que lo conocí y me sorprendió su llamada…

Este fin de semana reapareció Christo, un modelo con quien había salido el año pasado en estas mismas fechas y que inexplicablemente se desapareció… sólo lo vi tres veces y en esas tres veces el sexo había sido tan intenso que pasamos la noche juntos una vez. En algún momento me dijo que me quería y aunado al placer eso tomo dimensiones enormes… Christo lograba sexualmente lo que jamás nadie me había provocado, y era un recuerdo a nivel sensorial que tenia vagamente en mi cabeza… y que sin duda en su momento, me atrapó y me provoco taquicardia y jadeos por estar con él.

Así que estos dos se les ocurrió verme de nuevo al año el mismo día y yo, que siempre digo que si, pues la gente siempre miente diciendo que viene y no viene, accedí a verlos, y para mi sorpresa, llegaron, los dos a la cita, claro con diferencia de horas y ni modo.

Christo vestía una boina que lo hacia ver mas estilizado, siempre recuerdo su figura larga enfundada en pantalones entallados a la cadera que dejan ver unas piernas bien torneadas y unas nalgas redondas, con un bulto de frente que te quita el aliento y te perturba.

Estaba en la ventana cuando el llego, esperando verlo, se estacionó y baje a por el, Me abrazo, no pude evitar besarlo y me dio mucho gusto que el respondió al abrazo… lo sentí nervioso, hacia frío, octubre es un mes frío, Como el año pasado cuando lo conocí…

Tomamos café, y hablamos de lo que paso, dice que se sintió amedrentado por mi entre otras cosas, respondí lo que siempre digo, “nunca te pedí nada” pero, en realidad a lo mejor si lo hago al menos sensorialmente, que es algo común en mis amantes. Tímidamente nos subimos a la cama, vestidos y nos abrazamos, hablábamos mucho, de tonterías, de los que nos paso, del clima, de que nos vemos “igualitos”, de la cara que tengo y del morbo que le doy, de cómo sus manos me provocan , sólo al darme un apretón, “quiero estar contigo y no se como acercarme”-le dije- Me beso y jalo hacia si, sobandome los laterales de mi torso y ahí, en ese instante una oleada de sensaciones me cubrió el cuerpo, entero,… es; como sí la memoria corporal se despertará y siguiera donde se quedo, había una comodidad inmediata al estar junto a él. Lo sabia por supuesto, y lo aprovechaba… comenzamos a desnudarnos, como si no conociéramos el cuerpo, con un pudor poco común, lamió mi cuello, jalo mi cabeza hacia atrás, y mordió mis tetillas, yo solo atinaba a corresponder con sumisión lo que el hacia… al contemplarlo sin trúza, me sorprendió lo grande que era, lo había olvidado, tenia mas gravado las emociones que su cuerpo… “no recordaba que fuera tan grande” –dije- el se rió,… a carcajadas, “como crees que llego al segundo esfínter” –dijo mordiendo mi cara- . Eso es lo que el había hecho que me sorprendía y que tan sólo en mi vida he sentido con dos amantes, el y otro más. Christo entro y en el momento mismo tuve una eyaculación, eso lo excita mas, dice que es increíble como puedo hacer eso sin tocarme, “lo provocas tu” -le digo- y lo repetimos mas de tres veces en esa noche… la sensación y la visión de frente a mi, se resume en un sinfín de gotas de sudor mezclado con nuestros cuerpos, con el mirar su espalda y su cabeza metida entre mis brazos, mordiendo lo que encuentre, jalándole el cabello para evitarlo sin lograrlo, claro… besándonos, buscando la mirada y riendo de tanto placer… Dice que si es consciente de lo que me provoca y yo me rió.

De todo lo que pasó hace un año, de lo que me arrepentí fue de no haber hecho ningún cuadro con él… se me antoja tanto hacerlo. Una imagen recurrente es verlo como un ángel de la noche, pues siempre nos hemos visto rayando la media noche, y jamás a la luz del sol. “Quiero pintarte” –le dije- … Cuando terminamos, nos abrazamos largo rato, era mas de las 4 de la mañana, y tenía que irse. Le di un café y nos vestimos, hacía frío, pero estábamos tan sudados y agitados que no nos importo. Christo es camaleónico, es sumamente tierno en ciertos momentos, que no se compara con el toro que es cuando cogemos, es Tauro finalmente, es un toro blandiendo el aire, a mi. Lo baje a despedir a la calle, y el silencio de la noche y la luna creciente estaba latente cuando nos abrazamos… -cuídate, y avísame cuando llegues.- Me dio un beso y sonreí. -Quiero pintarte, le dije, no se te olvide- Te aviso cuando te veo, -me dijo- Ciao.

viernes, 3 de octubre de 2008

Epilogo-Sauna

Ya no te puedo ver, no es justo para ti, ni para mi, quiero ver que onda con el otro… padre dibujo gracias. (sic)

Una tarde de hastío y demencia provocada por mi libido, me metí en un sauna… hay algo de bienestar físico en ello, el calor, la humedad el jabón y la espuma, dan una tranquilidad que siempre es un abrazo hedonista a mi cuerpo tan lastimado por la humedad fría de esta ciudad que ya esta en el otoño. Así que entrar ahí siempre es sensacional. Y mientras me duchaba en las regaderas vi entrar al cuarto del sauna a un chico que hacia tiempo no veía, bueno en realidad hacia mas de un año que no iba pero a el lo conozco de vista desde hace muchísimos años, casi 10 creo, desde que regrese a vivir a México, siempre fue muy atractivo, pero era mucho mas delgado, ahora con los años y la madures su atractivo es mayor, y con mas tatuajes es realmente un macho encantador. En el lugar había, varios hombres, algunos deseables, otros demasiados dejados de si mismos, para gustarme, pero en esos lugares la selección se resume a sentir algunas caricias que te den calor, caricias que calmen el calor que tengo entre las piernas, caricias que satisfacen momentáneamente y que al salí del cuarto olvido con un buen baño caliente con una regadera de presión sobre mi espalda.